Los castigos

Escuela de Padres

El castigo conduce al autocontrol Sólo cuando el niño está del lado de la persona que lo castiga.

Debe ser puntual (no frecuente). Imponerse con inmediatez proporcional a la conducta, justo, realizable y coherente. Debe cumplirse necesariamente y no ha de ser contradicho por el otro cónyuge. Cuando el niño no esté presente se puede discutir la diferencia de criterios si existiera; si se hace delante del niño, lo utilizará.

Muestre su disgusto por la acción que ha cometido. Acompañe el gesto de su cara.

Es importante explicarle qué es lo que ha hecho mal, por qué ha de cambiar la conducta y qué es lo que se quiere conseguir de manera clara y concreta.

A veces, para erradicar una conducta inadecuada, basta con no prestarle atención. Al principio el niño la repetirá para llamar la atención de los padres, pero poco a poco irá desapareciendo cuando se dé cuenta…

Ver la entrada original 511 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: